Facebook Twitter Youtube

»
»

Arrancan las firmas de Munay, último disco de Vanesa Martín

Vanesa Martín comienza las firmas de discos de su nuevo trabajo, Munay. Infórmate de todas las fechas aquí.

Munay es una palabra de origen indio que significa el amor del creador por la creación, el amor a la naturaleza, a uno mismo y al prójimo. Munay es también, a partir de este momento, el sugerente título del nuevo álbum de Vanesa Martín, un título algo enigmático que nos remite al arte de amar de los pueblos andinos, que implica amor con voluntad y propósito inmaterial. El 18 de noviembre salió a la venta Munay, el álbum que abre un capítulo fascinante en la ascendente carrera de la cantante malagueña.

El quinto álbum de estudio de Vanesa Martín llega en un momento crucial en su trayectoria artística. Tras el importante giro que supuso hace dos años la publicación de Crónica de un baile, que le valió el primer disco de platino de su carrera, Vanesa tenía un importante reto personal y ante su público: subir la cota de sus nuevas canciones para alcanzar la máxima excelencia. Munay es su contundente respuesta. “Crónica de un baile cambió mi vida más que cualquier disco anterior. Fue el disco que me asentó y confirmó. De ahí la importancia que tenía para mí la preparación y grabación de este nuevo disco”.

Los dos últimos años de Vanesa han sido de montaña rusa, de vértigo, de mucho movimiento en todos los sentidos y de aprendizaje también. Porque, además de haber vivido intensamente la música y saboreado sus éxitos, Vanesa ha podido descubrirse como escritora ya que a comienzos de 2016 publicó un libro de poemas titulado Mujer océano. “Han sido dos años de crecimiento personal y profesional”, añade Vanesa al mirar ahora atrás. “He aprendido y he vivido mucho pero, paradójicamente, estos dos años también me han aportado mucha serenidad y he disfrutado de todo lo que he vivido”.

Hasta que en 2016 llegó el momento de pensar en volver a los estudios de grabación para construir el universo de Munay, un disco que excava en múltiples sentimientos íntimos y diferentes estados de ánimo. Como ella misma dice, “un vuelo incombustible de sueños, vida y experiencias. Las canciones de Munay son un canto a la vida y a momentos que he vivido en primera persona o han vivido otros a mi alrededor. Experiencias que me van contando, voy viendo, que percibo y convierto en canciones. A veces puede parecer todo muy personal porque a la hora de componer siempre intento ponerme en el lugar de otra persona para imaginar lo que ha podido sentir”.

Las nuevas canciones de Vanesa Martín fueron surgiendo a lo largo de estos últimos meses de manera natural. Vanesa no es de las compositoras que escriben expresamente para un álbum concreto sino que está siempre sembrando y recolectando para finalmente convertir la cosecha de varios años en un nuevo disco. Ha sido el caso de las canciones de Munay. “Yo nunca paro. Voy componiendo sobre la marcha, apuntando aquí y allá, grabando ideas en el móvil… Para mí, la música también es terapia. Siempre canto desde el compromiso y me expreso con mucha libertad y mucha claridad, desde mi posición, la de una mujer que no se conforma absolutamente con nada”.

Las canciones del nuevo disco de Vanesa nacen de muy diferentes atmósferas y ambientes. “A veces ha habido añoranza del paso del tiempo, o mejor dicho, de lo deprisa que pasa y no nos enteramos. Pero yo también destacaría la inquietud, las ganas de vivir y de experimentar, de seguir creciendo y seguir aprendiendo”.

Para la grabación de Munay hubo que buscar el mejor de los escenarios posibles. Las nuevas canciones de Vanesa ya estaban ahí y sólo faltaba vestirlas de largo. Fue Vanesa la que eligió al productor Eric Rosse hace casi un año. “Yo estaba buscando un cambio. En su día me había quedado muy enganchada con el disco Little voice, de Sara Bareilles, pero entonces no sabía que era Eric el productor. Cuando escuché Terral, de Pablo Alborán, me llamó la atención su trabajo. Más tarde le conocí en Las Ventas, en el concierto de Pablo. Conversamos, congeniamos y le dije: ‘tú vas a ser mi próximo productor’. Él se reía, pero así ha sido”.

La grabación se llevó a cabo durante cinco semanas en Los Ángeles, California, con músicos del lugar, grandes profesionales y experimentados, músicos que han tocado con Bruce Springsteen, Red Hot Chili Peppers, Tori Amos, Bryan Adams, Birdy… “De repente te ves ahí, con gente que te habla con tanta naturalidad de las cosas tan extraordinarias que ha hecho y te quedas alucinada. Me parecía estar soñando. Fue increíble, hubo muy buena conexión. Hasta les hice gazpacho para la barbacoa que organizaron el 4 de julio. Y otro día les hice lentejas”.

Los arreglos iniciales de las canciones se hicieron en España, con los músicos de Vanesa, aunque ella reconoce que muchas de ellas dieron un vuelco total en California. “Cuando llegamos recuerdo que le dije ‘Eric, tú haz tu trabajo de productor, haz, deshaz, arregla y trabajemos juntos… Quiero que me pongas a prueba. Quiero disfrutar viéndote trabajar. Sólo quiero un sonido limpio, crudo y directo, nada cargado pero contundente”.

Y ahí están los resultados. Trece canciones muy variopintas, pero todas tan sugestivas como contagiosas. Munay es una colección de paisajes sonoros que rebosan sensibilidad y belleza, dibujados todos ellos por una seductora Vanesa Martín, más inspirada que nunca, capaz de ponernos la piel del revés de puro sentimiento.

Munay

Vanesa conoció el concepto de Munay a través de una buena amiga suya. Fue ella la que le habló por primera vez de lo que significaba esta palabra, de sus ritos, de la filosofía de vida que implica, de la toma de conciencia que ponen en práctica las personas que deciden seguirlo. Fue esta amiga la que, después de conocer el contenido del nuevo disco de Vanesa, sugirió Munay como un posible título. Cuando Vanesa investigó lo que significaba y se empapó del tema, quedó enamorada con la idea y bautizó el disco así: Munay.

Munay refleja perfectamente el espíritu que sigue Vanesa Martín en la vida: capaz de entregarse a fondo en el trabajo, dejarse envolver por la vorágine del día a día, pero también capaz de frenar totalmente y disfrutar la vida en la naturaleza, el silencio y la reflexión. Precisamente, esa conexión tan fuerte de Vanesa con la naturaleza se traduce en su manera de entender la vida, su manera de componer y expresarse. “La palabra munay habla de respeto y tolerancia, amor por la creación, y en gran medida está presente en las trece canciones que aparecen en el disco”, subraya Vanesa.

Las canciones una a una

Complicidad
Ha sido el primer single extraído del nuevo álbum de Vanesa Martín. “Es una canción compuesta justo al terminar la última gira. En aquel momento tuve necesidad de hablar de la complicidad que se crea entre dos personas y un día, no sabes por qué, te miras a los ojos y no la encuentras. Pero no es pesimista. El estribillo invita a intentar recuperar lo que se ha perdido cuando dice: ¿Cómo lo rescatamos? / Encontremos el sentido de lo que nos ha pasado / Tantas veces repetimos lo que ahora ni nombramos / Qué difícil tanta vuelta”.

Ya
Parece una despedida, una súplica, un deseo de marchar para no volver. Vanesa va más lejos: “Esta canción arranca de una película de cuyo nombre ni me acuerdo. En la letra hago un viaje interesante por mi pasado. Creo que es una canción muy generosa cuando llega a decir: ‘Toma mi corazón / Yo te lo dejo ahí / Haz lo que quieras”.

Si me abrazaras
La letra de esta canción es bastante descriptiva. Dice: ‘Y en medio del impulso aquel verano nos hiciera / Volviera amanecer contigo aquí dejando huella / Y me abrazaras tanto que no dejaras aire / Entre tú y yo que nos rindiera’. A lo que Vanesa añade: “Es un canto a un amor de un verano, algo que te alegra la vida, aparece y desaparece… Un canto a un amor fugaz”.

Inmunes
Vale la pena destacar unas líneas de la letra: ‘Ni tú ni yo, fuimos inmunes / Y queremos acercarnos cada día / Atragantados de fingir indiferencia / Permitimos la avaricia, estamos locos / Nos conformamos con tan poco... Volvemos al origen, los detalles y la ausencia’.
“Opino que es de las más fuertes del disco”, dice Vanesa. “Es una canción para sumergirse en la letra, para tomar conciencia de lo que dice”, confiesa la autora. “Es de las que más araña de este disco”.

Que se entere Madrid
“La empecé a escribir en casa de la actriz María León. Ella tiene una vieja guitarra española en casa, una guitarra que le regalaron y que me encanta. Un día empecé a tocarla y noté que sonaba muy bien a pesar de que parecía allí abandonada. La afiné y empecé a tocarla y allí empecé a componer pero no la terminé. Meses después, me reencontré con la guitarra y terminé la canción. Siempre que voy a casa de María me gusta encontrarme con su guitarra”.

Santo y seña
“La compuse en Latinoamérica, en uno de esos viajes de trabajo en el que me había llevado mi guitalele. Es una canción fresca, con un buen rollo total, con un clima y una atmósfera apetecible. Está impregnada por el mar del Caribe, las palmeras, los aires y las ganas de vivir”.

Te has perdido quién soy
Nació como un poema y ha acabado convertido en una pieza del disco. “Para entender a la persona a la que le estoy cantando suelo intentar ponerme en su piel. Eso me ayuda a entender su actitud. Fue lo que ocurrió. Pienso que es una canción que, por el título, ya se explica sola”.

Nunca me conoció
Trata de la indecisión de algunas personas. Vanesa la explica mejor a su manera: “Habla de cuando vives en un mareo, en un ‘sí pero no’. Crees que te ignoran pero te das cuenta al cabo del tiempo que la persona que tenías enfrente sí te conoció pero no se atrevió”.

Sucederá
“Es la más seductora del disco, la que tiene un toque más picantón, más canalla, más pícara. Me apetecía tener una canción así en este álbum”, confiesa Vanesa.

Descubrí
“Fue la primera canción que grabamos en Los Ángeles por expreso deseo de Eric y fue un acierto. El piano que se escucha en el disco es el piano que entonces empezó a tocar Eric. Lo hizo así de delicado y de un tirón. Y así se quedó. Cuando terminó, me eché a llorar de emoción”.

El amor no se explica
Este tema comienza diciendo: “Que el amor no se explica me dijo un día la piel / Que hay montañas que nunca conocen el mar” y parece que queda todo dicho. Vanesa explica que “esta canción surge de una conversación que tuve en casa con unos amigos. Hablábamos de cuando la gente intenta darle muchas vueltas a las cosas. Yo soy muy visceral, muy pasional, y últimamente me estoy encontrando con gente muy racional y no entiendo ciertas cosas, no entiendo cómo se pueden contener las ganas. El amor está o no está. Hago una apología del amor, no sólo en la pareja sino el amor a uno mismo. Subrayo el hecho de que nadie sea capaz de frenar o coartar a otra persona”.

Manzanas envenenadas
“Es la más diferente de todas las del disco y quizá por eso entró a última hora en Munay. Lo cierto es que provoca reacciones muy diversas en las personas a las que se la pongo. Sé que en directo voy a divertirme mucho con esta canción, tiene un ritmo y un aire muy desenfadado”.

Porque queramos vernos
“Nació como una ranchera. Eric Rosse le dio toda una vuelta al arreglo. Es una canción que nos arañaba mucho, nos llegaba hondo. Cada vez que yo la cantaba, Eric lloraba y me abrazaba. Me decía que no sabía qué le encontraba a esta canción. Yo suelo grabar con una luz tenue, pero Eric la bajaba aún más y no me quedaba más remedio que decirle ‘¡sube la luz que no veo!’ En cada toma, al final, nos quedábamos varios minutos en silencio”.

Gira Munay
Además de grabar en su estudio las canciones que le salen de dentro, Vanesa Martín necesita también mostrárselas a su público en directo, en primera persona, sobre las tablas de un escenario. Con su gira anterior consiguió alcanzar metas y pisar escenarios míticos como el Teatro Real de Madrid, el Teatro Romano de Mérida o el Auditorio Rocío Jurado de Sevilla donde reunió a más de 8.000 personas.

Su nueva gira comenzará el próximo 24 de febrero en su ciudad natal, Málaga, en el Pabellón Santiago Martín Carpena. Y a partir de ahí, recorrerá los principales escenarios de España, como la Plaza de Las Ventas de Madrid, el Gran Teatro del Liceu de Barcelona, el Palacio Euskalduna de Bilbao y el Auditorio Rocío Jurado de Sevilla, entre otros. En primavera, Munay, se presentará también en Argentina, Uruguay, Chile, México, Colombia y Ecuador.
 




Teléfono 91 500 1883 contratacion@33producciones.es
Avda. de la Albufera, 321, 2ª planta, oficina 7, 28031, Madrid.